Huesca, 19 mar (EFE).- La música, las luces y la marcha han conseguido que unos vecinos del barrio de los Olivos de Huesca puedan darle “sopas con hondas” al aburrimiento y también a la tensión acumulada tras días y días de confinamiento a causa del enemigo invisible del coronavirus.

El joven Marcos Satué, un conocido Dj aragonés que se llama a sí mismo “Satu” en los ambientes musicales, es el responsable de haber provocado una sacudida rítmica en su barrio, cuya acogida por los vecinos le ha sorprendido y emocionado y que, tras esta calurosa respuesta, proyecta continuar mientras dure esta situación.

Marcos, con apenas 20 años, tuvo la idea de “animar el ambiente” la tarde de ayer, después de salir al balcón de su vivienda para sumarse a las decenas de vecinos que se asomaban a su vez a la zona interior que delimitan los edificios de su entorno para aplaudir a los profesionales sanitarios por su labor en esta crisis sanitaria.

En declaraciones a Efe, este joven destaca que nada más quedarse en silencio la zona, y con algunos vecinos aún en sus balcones, tuvo el impulso de sacar su equipo de música y unos potentes altavoces al suyo para hacer lo que le gusta hacer como ‘showman’ musical, calentar el ambiente con potentes ritmos.

Al instante la música, a casi mil vatios de potencia, comenzó a rebotar entre los edificios y a hacer salir de nuevo a los vecinos a sus balcones, pero esta vez para bailar animadamente y agitando luces al ritmo de himnos célebres de resistencia como el “I will survive” o, incluso, el tema de San Lorenzo, la sintonía festiva de la ciudad.

Ayer, mientras sonaba la música y las luces de las terrazas se encendían y apagaban simulando una discoteca, este joven Dj hablaba a través de su equipo profesional a sus vecinos con frases como “eh, los del balcón del tercero, que bailen”, o “este virus no podrá con nosotros, ánimo vecinos. En Huesca y España resistiremos”.

Según asegura el propio Marcos, “la idea es no sólo poner música a mis vecinos, sino también lanzarles mensajes de ánimo para que la cuarentena tenga unos minutos de alegría y desconexión”.

Añade que la respuesta de los vecinos le hizo sentir “extremadamente emocionado y agradecido”. “No esperaba que saliera tanta gente a los balcones y que colaboraran con sus luces, cantando y bailando además”, dice.

Marcos, que califica de “brutal”, en términos positivos, la actitud de sus vecinos, destaca que su intención es que la gente “tome un poco el aire y que sea consciente de que entre todos saldremos pronto de esta difícil situación”.

Los vecinos, al margen del seguimiento desde las terrazas, le han manifestado su agradecimiento a través de Whatsapp y de su cuenta de Instagram (@djsatuoficial), donde seguirá emitiendo hoy directos.

Además, se ha “montado” una radio ‘online’ desde donde todos los días emite en directo (sintoniamusical.com).

Luis Enrique Fácil
EFE